SUCESOS

Desapariciones perfectas en España

Desaparición perfecta es un término que se utiliza en ciencias criminológicas para referirse a desapariciones sin explicación aparente y que que escapan a la comprensión policial. Se caracterizan por sus extrañas circunstancias, la ausencia de pruebas y por no cuadrar en los arquetipos clásicos de investigación policial tales como móviles sexuales, entornos conflictivos o personas con antecedentes. La criminología contemporánea nos recuerda, periódicamente, la existencia de estos casos afirma el Director de Periodistas Reunidos.

El caso de los niños Isidro y Dolores Orrit; Francisca Cárdenas en Extremadura o Paco Molina en Granada o Josué Monge (en Sevilla).  Los niños Isidro y Dolores (de 6 y 17 años de edad) desaparecieron inexplicablemente del Hospital Sant Joan de Deu de Manresa (Barcelona) donde uno de ellos estaba ingresado (1988). El personal médico vio a los 2 menores en su respectiva habitación; el equipo de enfermería que los atendía comprobó en una de sus entradas y salidas habituales que los 2 menores ya no estaban. El caso de Francisca Cárdenas quien desapareció después de salir momentáneamente de su domicilio en el pueblo de Hornachos (Extremadura) para despedir a unos vecinos a apenas 50 metros de la puerta de su casa. Josué Monge (Dos Hermanas, Sevilla) adolescente quien llegó a su casa a la salida del colegio, pidió a sus padres salir en bicicleta en las inmediaciones pero nunca regresó a su domicilio. Ya en Granada el caso más destacado es el de Paco Molina, desaparecía el 2 de julo de 2015, a este joven se le pierde la pista cuando quedó con unos amigos en la capital cordobesa, se desconoce si llegó a tomar un autobús rumbo a Madrid donde un conductor afirma haberle visto como pasajero.

Desapariciones inexplicables en cruceros (son más frecuentes de lo que parecen y aún nadie ha logrado una explicación) se ha creado incluso una asociación de víctimas de desaparecidos/as en cruceros (AIVC). Ya en el escenario internacional el caso de Lesli Michel, una niña de 10 años de edad quien desapareció dentro de su propio domicilio en México. James Tetford (soldado norteamericano) «se esfumó» el 1 de diciembre de 1949 en el interior de un autobús repleto de pasajeros; distintos testimonios aseguraron que le vieron dormir en el interior del vehículo. En las desapariciones perfectas también destacan casos de personas desaparecidas dentro de su propio domicilio en un contexto en el que familiares no han podido dar una explicación lógica. Destacamos el caso de Jarrod L.y Carrie Pott, fueron vistos por última vez corriendo en el interior de un aeropuerto de Illinois cuando perdían el embarque a su vuelo con destino a Dallas. Nunca llegaron a embarcar y su pista se perdió en la terminal sin que la Policía ni cámaras de seguridad lograran encontrar explicación alguna.